Lifting de pestañas la alternativa a las extensiones

Mediante la técnica del lifting se busca elevar las pestañas desde la base haciendo que parezcan más largas y acentuando así la curvatura natural. Se estiran, alisan y levantan con mucha suavidad para evitar dañarlas. A diferencia de la permanente, en este procedimiento no se usa ni pegamento ni un rulo por lo que resulta menos dañino para tus ojos.

Otra diferencia importante que destacan desde el centro, es que no es recomendable realizarse más de tres tratamientos de permanente cada año, porque podrían dañar las pestañas naturales, algo que no sucede con el lifting, que se puede repetir cada dos meses sin riesgos.

Si estas cansada de maquillarte esta opción te dará la posiblidad de decirle adiós al maquillaje durante una temporada.

Se trata de un tratamiento totalmente indoloro que dura, más o menos, una hora. Debes acudir al centro con los ojos totalmente limpios y sin restos de maquillaje. En primer lugar se coloca una almohadilla de silicona tanto en el párpado inferior (para proteger las pestañas inferiores) como en el superior en la que se fijarán las pestañas (para poder trabajar mejor) con un producto especial levantándolas desde la raíz y dejándolo actuar durante unos 10-15 minutos.

Después se separan bien las pestañas y se aplica un gel apto para curvar, unos 15-20 minutos serán suficientes para que surta efecto. Por último se pone un tinte que acabará de aportar a tu mirada ese punto de profundidad, un paso que es opcional pero que es, sin duda, una forma perfecta de coronar tu nuevo look beauty. No debes preocuparte por el color ya que se elegirá el más parecido a tus pestañas consiguiendo unos resultados realmente naturales.

Es una técnica mucho más barata que las extensiones o el volumen ruso y su efecto puede durar, en función de la calidad de las pestañas naturales, entre 5 y 8 semanas. No olvides acudir a un centro especializado para ponerte en manos de profesionales.

Ventajas del lifting de pestañas
Gracias a este tratamiento estético, que apenas se tarda una hora en realizar y que es apto para hombres y mujeres, se puede conseguir que las pestañas se vean más largas y curvadas, de una manera natural, pues no hay que olvidar que se consigue con nuestro propio pelo, sin añadidos como ocurre con las extensiones de pestañas, que acaban cayéndose y pueden dañar el folículo del pelo.

Otra de las ventajas que proporciona esta técnica estética, es que no necesita rellenos ni mantenimientos; tras realizarse se mantendrá intacta hasta que el pelo crezca y dé paso al nuevo, lo que ocurre aproximadamente cada 90 días. El lifting es una buena opción si quieres tener unas pestañas más largas y marcadas.

Publicar un comentario

0 Comentarios