• Novedades

    Venus legacy, una revolución en medicina estética

    Venus Legacy es un tratamiento que combina radiofrecuencia multipolar, pulso magnético, vacumterapia y retroalimentación termal en tiempo real. Es indoloro y presenta resultados superiores en la modelación del cuerpo, el mejoramiento de la celulitis y la firmeza de la piel.

    Esta técnica permite reducir el volumen corporal (grasa localizada) de forma no invasiva, reducir la celulitis, tonificar el cuerpo (glúteos, brazos, muslos, abdomen, etc), reducir las arrugas y reafirmar la piel del rostro y del cuello.

    La radiofrecuencia multipolar brinda un calor rápido, sin dolor y homogéneo a varias profundidades del tejido, estimulando la contracción del colágeno, su síntesis y la lipólisis (rotura de las grasas).
    La tecnología de campos magnéticos pulsados promueve la síntesis del colágeno, la proliferación de los fibroblastos y la neo-vascularidad (formación de nuevos vasos sanguíneos).

    La vacumterapia permite una succión pulsada ajustable para una profunda penetración de la energía, ayuda al drenaje linfático, además de estimular la circulación sanguínea.
    La retroalimentación termal en tiempo real integra un termómetro manos libres con una gráfica de retroalimentación en una pantalla, lo cual permite un contacto constante en el tejido para obtener mejores resultados clínicos generales.

    La radiofrecuencia genera un efecto lifting, tensor y reafirmante, ya que su calor llega hasta la matriz celular y extracelular de los fibroblastos ejerciendo una acción inmediata de síntesis de colágeno y fibras de elastina.

    El pulso magnético proporciona un efecto antiage, ya que forma unas corrientes que modifican el potencial de la membrana celular liberando el factor de crecimiento que regenera los tejidos. También mejora la vascularidad y el flujo sanguíneo, por lo que aumenta la oxigenación y el transporte de los nutrientes, el agua y el oxígeno.

    La vacumterapia recupera la densidad en las zonas deprimidas del rostro, donde hay flacidez, reposicionando la estructura y retexturizando la piel. Además, la luminosidad de la piel se ve desde la primera sesión, como si se tratara de un efecto flash.
    El cabezal se desliza sobre la piel previamente impregnada con glicerina y se crea un calor profundo que actúa para redibujar el contorno, remodelar, fortalecer y fundir la grasa. Es totalmente indoloro y muy confortable.

    En el rostro puede realizarse una sesión semanal y es indicado para quienes deseen un efecto flash, es decir, lograr una piel radiante en poco tiempo para una ocasión especial. Por otra parte, el tratamiento Venus Legacy completo dura entre 6 y 8 sesiones, según el estado de la piel de cada persona, y en este caso, además del efecto flash se consigue un efecto reconstructor a largo plazo.

    A nivel corporal son necesarias de 8 a 10 sesiones según cada caso en particular. Cada sesión dura 30 minutos y se recomienda realizar una sesión por semana. Después se puede realizar una por mes, como mantenimiento.

    No hay comentarios.

    Post Top Ad

    ;

    Post Bottom Ad

    Con tecnología de Blogger.