Consejos para usar correctamente el agua micelar - Imagen de Mujer

Consejos para usar correctamente el agua micelar


El agua micelar es el producto más innovador en limpieza facial. Se trata de una solución acuosa en la que se encuentran varios elementos limpiadores. Aunque en un principio estaba dedicada casi en exclusiva a pieles sensibles, hoy en día hay soluciones y usos del agua micelar para todo tipo de pieles.

No son necesarios más productos
El agua micelar sirve para desmaquillar y limpiar todas las zonas del rostro y, además, no necesita aclarado. Tiene una gran capacidad de arrastrar la suciedad sin necesidad de frotar, de modo que también es adecuado para la zona de los ojos, así como de los labios.

No al frotar
Una de las grandes ventajas que ofrece el agua micelar en relación con el cuidado del rostro es que no es necesario frotar para eliminar la suciedad acumulada sobre la piel. Ni siquiera hace falta arrastrar el algodón por la cara. Basta con deslizarlo de manera suave para que las micelas capten la suciedad y el maquillaje, como el efecto de un imán.

Cantidad de producto
Para que el agua micelar realmente pueda cumplir su función, es importante que el algodón se encuentre bien impregnado del producto. Debe aplicarse en su justa medida, de modo que no sea necesario frotar, ni que el agua resbale por la piel del rostro.

Tipo de agua micelar
Actualmente, existen una gran selección de fórmulas de este producto en el mercado, cada una de ellas adaptada a un tipo de piel y a unas necesidades concretas. Además de los elementos limpiadores, el agua micelar cuenta con diferentes activos para el cuidado de la piel; calmantes, hidratantes, reguladores del sebo para pieles grasas.

Orden en la aplicación
A pesar de que el agua micelar sirve para desmaquillar y eliminar las impurezas de todas las zonas del rostro, es esencial seguir un determinado orden. Lo mejor es comenzar por la zona del ojo, realizando suaves presiones y deslizando el algodón por los párpados superiores. A continuación se desmaquillan las pestañas, deslizando el algodón de manera suave desde la raíz a las puntas para no dañarlas.

Con otro algodón se desmaquillan los labios; lo más recomendable es dejar actuar unos instantes el producto para eliminar de forma más sencilla la barra de labios sin necesidad de frotar. Y, por último, el resto del rostro, desde el centro hacia los extremos, realizando una presión muy ligera para que las micelas se abran.

Teniendo en cuenta estos consejos tan sencillos pero al mismo tiempo tan prácticos, utilizar el agua micelar de manera efectiva es muchísimo más sencillo. Un producto esencial en la rutina de belleza diaria, pero que hay que saber utilizar correctamente para poder aprovechar todos sus beneficios y propiedades.

No hay comentarios.: