Ácido glicólico activo anti-edad para renovar la piel - Imagen de Mujer

Ácido glicólico activo anti-edad para renovar la piel

El ácido glicólico está considerado como un activo imprescindible en el sector cosmético y en la medicina estética con el fin de renovar la piel y devolver el esplendor para verse más joven. El origen de este ácido surge en los años 70, como tratamiento para la psoriasis, pero gracias a sus buenos resultados al verse los beneficios que ofrecía en el cuidado de la piel ha extendido su uso.

Aunque es apto para todo tipo de pieles, es importante destacar que en pieles sensibles es mejor no utilizarlo porque puede tornarse roja, irritarse o no tolerarlo del todo bien. Se usa sobre todo para peelings, exfoliaciones, tratamientos con láser, tratamientos contra el envejecimiento de forma general y para la pigmentación de la piel.

"El ácido glicólico forma parte de los ácidos naturales (ácidos de frutas) llamados Alfa Hidróxido Ácido (AHA). Se trata de un ácido con bajo peso molecular, por lo que su uso en médicina estética es elevado ya que puede llegar a capas más profundas de la piel que otros componentes, renovando el aspecto de la misma desde el interior".

Ventajas esenciales
Su poder exfoliante, "lo que permite eliminar células muertas y regenerar la piel, además de eliminar las manchas que aparecen con la edad o por factores externos como la exposición solar, etc. Y reducir cicatrices y estrías".
Su poder hidratante, "ya que es capaz de mantener la humedad natural de la piel, evitando el envejecimiento prematuro".
Su poder antioxidante, protegiendo el colágeno y la elastina de la piel, "que permite que se reduzcan arrugas rellenando las líneas de expresión".

El ácido glicólico tiene también importantes efectos a largo plazo que ayudan a reducir las arrugas, frenan el descolgamiento cutáneo y mejoran la textura de la piel. Además el ácido glicólico tiene la capacidad de corregir impurezas, "controlando la producción de sebo por lo que resulta muy útil en los tratamientos de pieles acnéicas".

A su vez, es perfecto para tratar las cicatrices, al tener este efecto peeling que se espera y de esta manera favorece la regeneración a través de un incremento del colágeno y la elastina. Hay más beneficios porque para las pieles grasas también es una gran ayuda al reducir el exceso de sebo en el rostro y así frenar la aparición de impurezas. Con ello se consigue restaurar la fibra en aquellos tejidos de la piel dañados, cura el acné y trata las estrías, en gran medida.

Se utiliza en médicina estética como peeling médico. Indicado en caso de fotoenvejecimiento cutáneo, manchas seniles, solares, acné, poros abiertos, etc. Con este tratamiento del centro de medicina estética Institut Dra. Natalia Ribé se consigue una piel luminosa, rejuvenecida y bien hidratada. "Nuestro peeling de rejuvenecimiento facial consiste en la aplicación de ácidos frutales de última tecnología adaptados a cada zona específica a tratar de la piel, con la finalidad de producir una renovación de las capas superficiales de la misma, aportando luz a la piel".

No hay comentarios.: