El aceite de argán en la cosmética - Imagen de Mujer

El aceite de argán en la cosmética

El aceite de Argán, también conocido como oro del desierto, es un producto cosmético y comestible que se obtiene tras un proceso de secado de los frutos del árbol de Argán (Argania spinosa) expuestos al sol. Una vez secos, se extrae la semilla de la almendra manualmente y pasa a prensarse en frío. Esto constituye un proceso mecánico ausente de productos químicos. 

El argán contiene importantes vitaminas, minerales, ácidos grasos y antioxidantes que le proporcionan importantes beneficios a la piel como, por ejemplo, la prevención del envejecimiento prematuro, disminución de los signos de la edad o hidratación, entre otros. 

¿Por qué interesa el aceite de Argán en la cosmética?
Porque cuando digo milagroso es que realmente lo es. Lo cierto es que es uno de esos productos esenciales, que prácticamente se utiliza para beneficiar cualquier parte del cuerpo.

Si nos referimos al rostro, emplear un cosmético rico en aceite de Argán, nos garantiza una nutrición óptima, gracias a su rica composición en ácidos grasos. Además, el cóctel antioxidante compone un variado de nutrientes capaces de neutralizar la acción de los radicales libres.

La piel de la cara estará perfectamente nutrida, a la vez que protegida. Por ello, el aceite de Argán es empleado para prevenir el envejecimiento prematuro de la piel y también puede usarse para calmar las pieles reactivas.

En relación al cuidado del resto de la piel, además de aportar los beneficios ya descritos, el aceite de Argán es perfecto para ayudar a la piel a prevenir o minimizar la aparición de estrías. Además este aceite también facilita la penetración de otros activos, lo que potenciará el resultado final de otros activos del producto de tratamiento.

Otro punto fuerte que hace destacar el empleo del aceite de Argán en el mundo de la cosmética reside en el hecho de que es capaz de nutrir la piel sin obstruir los poros, lo que se traduce en una menor probabilidad de formación de granitos.

No hay comentarios.: